AMPR se opone al cierre de escuelas y reclama mayor compromiso del Gobierno

AMPR se opone al cierre de escuelas y reclama mayor compromiso del Gobierno

La presidenta de la Asociación de Maestros de Puerto Rico, doctora Aida Díaz, y la secretaria general de la Local Sindical, profesora Grichelle Toledo están claras que el cierre de escuelas ni su privatización son la solución para mejorar el sistema educativo del país.

“Nosotros entendemos que hubo una merma en la cantidad de estudiantes luego del huracán, pero la realidad es que, el cerrar escuelas afecta los estudiantes: cortas lazos creados, alteras el sentido de pertenencia, los desestabilizas, y esos son factores que inciden en el desempeño y progreso escolar. Las escuelas fueron los centros que brindaron el primer alivio a las comunidades escolares tras el paso del huracán María. La noticia del cierre de 300 escuelas es inaceptable y nos tiene que alarmar a todos porque es privar a nuestros niños de un derecho que es inalienable, tienen derecho a recibir una mejor educación y a desarrollarse. Los que proponen estos cierres no han visto comunidades en donde los niños no van a la escuela por la distancia que hay entre sus comunidades y la escuela”, destacó Díaz.

El plan fiscal propuesto por el gobierno de Puerto Rico, propone el cierre de más de 300 escuelas, para lograr ahorros de $303.4 millones en cinco años. El proyecto contempla que parte de esos ahorros se reinvertirán en materiales, desarrollo profesional, tecnología y mejoras a estructuras.

“Eso es como dice el refrán, desvestir un santo para vestir a otro. Van a obtener el dinero afectando y sacrificando a nuestros niños. Eso no lo podemos aceptar. Cuándo van a entender que los ahorros que se pretendan a costa del sacrificio de nuestros niños, salen caros a la sociedad”, expresó Díaz.

La secretaria de Educación, Julia Keleher había adelantado que cerraría escuelas con menos de 195 estudiantes.

“Todos los pueblos tienen escuelas en sus campos, donde la población es menor. No podemos penalizar a los estudiantes porque vivan en nuestras montañas. Ahora que pasó María, cuando puentes y carreteras se cayeron, cuando padres perdieron el único carrito que tenían, son más necesarias nuestras escuelas. Las escuelas no son fábricas, son extensiones de los hogares de nuestros niños. Insistimos en que son muchos los criterios a evaluar antes de tomar la decisión de cerrar una escuela: el arraigo que tiene en esa comunidad, la distancia, es uno de los más importantes. Si los que están proponiendo estos cierres, no se dieron cuenta que si no hubiéramos tenido esas escuelas abiertas en esas comunidades, mucha de nuestra gente se hubiera muerto de hambre. Hago un llamado al gobierno y a la secretaria de Educación a que repiense esa decisión. Una reducción de matrícula no puede ser el único criterio para cerrar escuelas”, resaltó Díaz.

Ambas sindicalistas expresaron que la clave es invertir y fortalecer el sistema de educación que ya tenemos.

“Hay que pensar en los maestros, no solo en asignar fondos para adiestramientos y desarrollo profesional, sino en otorgarles un salario que les haga justicia. El magisterio se merece un mayor compromiso de parte del gobierno y que al igual que anunciaron una estrategia para frenar el éxodo de médicos, también propongan un incentivo contributivo para retener a los maestros. La educación de un pueblo es igual de importante que su salud”, dijo Toledo.

La  Dra. Díaz aseguró que el desplazo de maestros es una acción insensible y un desprecio a la relación maestro-estudiante.

“El que lo está haciendo ignora totalmente esa relación. Romper ese lazo que abriga esa relación, es como separar a un niño de su madre cuando está siendo amamantado”.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, propuso un aumento salarial para los maestros de $125 mensuales en el 2019, sin embargo la secretaria general del sindicato de la Asociación, lo catalogó de raquítico y agridulce, pues será con los ahorros que le puedan producir el sufrimiento de niños, con el cierre de sus escuelas y el despido de maestros transitorios.

"El salario básico debería ser de $3,000 mensuales. Proponemos aumentos anuales proporcionales hasta llegar a las $3,000 en el 2021. Invertir en educación produce ganancias insospechadas. Usar la educación como eje central para impulsar la economía es lo que solicitamos", reclamó Toledo.

Díaz añadió que “todavía quedan 400 maestros del caso que se llevó en el 2008, sin permanencias. Yo no quiero ver que maestros de 10 y 15 años de experiencia queden desempleados porque le van a dar un aumento a los maestros. Seríamos ingratos si aplaudiéramos eso”.

Sobre la privatización de la Autoridad de Energía Eléctrica, ambas sindicalistas rechazaron que sea de beneficio para el país.

“Como Asociación de Maestros sí nos compete el asunto, porque ya aseguraron que traerá aumentos en el costo de la luz y a consecuencia se elevarán los precios del agua y de productos y servicios. Al subir el gasto de energía eléctrica se reducirán los fondos dirigidos a la educación porque con esos fondos se paga agua y luz. Al tener costos más altos, menos sobrará. Además, afectará el presupuesto familiar de nuestros maestros, de los padres de los estudiantes y no nos garantiza eficiencia”, finalizó Díaz.

 


Comentarios

No hay comentarios

Hacer Comentario

Tendencias

Publicaciones Recientes